cabe

Busco a mi mamá que está en el cielo

Niño realiza una llamada a la policía para buscar a su madre que está en el cielo Un niño busca a su madre que está en el cielo; una llamada que conmueve a las redes y que cambio su vida, (toma unos pañuelos para ver la historia)

 No se puede explicar el amor de una madre con palabras y frases, va más allá del entendimiento; es un sentimiento de conexión espiritual que llena los corazones y el alma. Desafortunadamente, todos estamos expuestos a sufrir una perdida como ésta, sin imaginarlo, la vida cambia de un momento a otro, sin estar preparados para enfrentar el dolor.

 Por experiencia, cuando eres pequeño es muy complicado enfrentar la realidad, el concepto de muerte solo se relaciona con las caricaturas y programas de televisión donde los personajes reviven en cada capítulo; muy lejos de ser real.





 Deseo compartir una historia conmovedora que me ha dejado con lágrimas. Un caso viral compartido por las redes sociales. Según lo publicado en porquenosemeocurrio, la noticia se trata de un pequeño niño que se comunica con la policía en busca de su madre que está en el cielo.

 Jerry de 5 años, enfrentó a una realidad sin poder comprenderla. Una mañana la madre fue al hospital, sin embargo, nunca pudo regresar a casa. El padre del pequeño explicó, que su mamá se había ido al cielo. El niño angustiado y triste decidió llamar a la policía para pedir ayuda, él no entendía por qué su mamá no regresaba.

 La llamada fue contestada por un oficial de nombre Tommy Lee; el niño explicó al policía lo que su padre le había dicho, su madre se había ido al cielo y él deseaba que volviera. Era lógico que el oficial se conmovió tanto que escucho al pequeño con mucha atención.

 Una comunicación sin límites 
 Tommy Lee, aconsejo al niño que escribiera cartas a su madre, enviándolas con globos de color rojo; así ella podría leerlas todas. Mientras tanto, Lee empezó a investigar sobre la vida del niño, platico con su padre y profesores del colegio para saber más sobre Jerry.

 Poco después, el niño al no recibir noticias de su madre, volvió a comunicarse con la policía.





 Un acto de amor
 El oficial le comentó al niño que estuviera tranquilo, que su madre seguramente leería todas las cartas. Después pasaron algunos días y una comitiva de policías llego a casa del pequeño, cada uno de ellos cargaba globos rojos y cartas que supuestamente la madre de Jerry había contestado, donde le enviaba todo su amor y lo felicitaba por su buen trabajo en la escuela, incluso le regaló una mini motocicleta, como un obsequio de su madre.

 ¿Cómo hablar de la muerte a los niños? 
 En el libro "Explainning Death to Children", habla sobre cómo explicar la pérdida de un ser querido a los pequeños, algunos consejos son:

 1. Palabras correctas Los niños no tienen en claro el concepto de la muerte. Explicar de manera sencilla y clara; decir que cuando una persona muere, está ya no respira, no siente, no comen, no hablan, no piensan. Evitar que el niño confunda la muerte con el sueño, sobre todo cuando escuchan de un adulto "descanse en paz" o "descanso eterno", como resultado el pequeño tendrá miedo a dormir.

 2. Expresar los sentimientos Expresar el dolor, el sufrimiento, llanto, tristeza, delante de los pequeños es una manera de hacerlos entender que la muerte es un proceso que se siente y que todos tenemos que pasarlo. Compartir experiencias del ser amado qué partió es una manera en cómo el niño lo va a recordar. Apoya a tu pequeño con frases "sé que estas triste, yo también", "Él o ella (persona fallecida), siempre nos amará, aunque no esté presente"

 3. Habla de los cambios Es importante que el niño comprenda que las cosas han cambiado y su rutina poco a poco se irá modificando. Por ejemplo: la persona que lo recogerá de la escuela, quién lo llevará a sus actividades deportivas, quién lo cuidará.





 4. Ayuda con un especialista Algunas veces es complicado estar con los pequeños todo el día, muchos padres tienen que seguir trabajando y los niños se quedan al cuidado de algún familiar cercano. Sin embargo, es importante llevarlos con un especialista que los ayudará a expresar sus sentimientos y controlar sus emociones, logrando aceptar la realidad.

 Experimentar la muerte de una madre o de un padre, en la infancia, es una experiencia que no se logra comprender en su totalidad, solo con el paso del tiempo. Ayuda y apoya a tus hijos a comprender el concepto de la muerte, de esa manera, su duelo será más fácil de sobre llevar.


Mamita no llores mi ausencia

La carta dirigida a su mamá textualmente dice lo siguiente: “Mamita no llores mi ausencia, el día amaneció triste, madre querida, hoy ya no estoy contigo, Dios ha querido llevarme junto a él. Es un lugar tranquilo donde brotan manantiales transparentes con un brillo que te dejaría sin palabras donde la paz que reina jamás será imaginada. 

Te estoy mirando y todos los días estoy contigo en cualquier rincón de la casa, estoy junto a ti, lloras mucho mamita y eso me pone triste, piensa que solo mi cuerpo está lejos de ti, mi corazón y mi presencia están contigo, te miro como descansas en mi cama y como lloras, no lo hagas mamita, aquí junto al creador pido que te lleve paz a tu corazón para que cuando descanses en mi silla sientas mi presencia y me hables pues mamita yo te escucho, quiero que les des calma a mis hermanos, sé que fue muy repentino y no tuvimos tiempo para nuestra despedida y también lloro por aquello.” 

“Eres madre y tienes la fuerza que todos necesitarán durante mi ausencia. Mamita si de alguna manera te puedo dar conformidad te diré que aquí todo es muy tranquilo, es un paraíso de colores donde he visto personas que antes con mi soberbia no miraba, que necios somos mamita cuando aquí ante Dios todos somos iguales, mi enemigo es mi amigo y mi amigo es mucho más que eso. Si te pudiera transmitir de alguna manera mi sentir para secarte todo ese llanto mamita porque mientras tus lágrimas rueden por tus mejillas yo no tengo calma. 





Entiende era mi hora nadie puede contra el destino y el mío era irme. Hay madre cuanto me duele cuando veo que me buscas en casa y esperas mi llegada, también esperas ese beso que todos los días te daba, no porque no tengo vida no siento, no mamita sigo teniendo mi vida, solo mi cuerpo se apartó de mis seres queridos pero piensa que estoy con ustedes. Cada segundo vigilo tus insomnios, tus sueños y todas esas lágrimas que derramas por mí.

 “Mamita cuando pienses en mí, imagina que estoy de viaje, que un día estaré entre tus brazos nuevamente y me podrás dar todos los besos que ahora extrañas y que también yo necesito, cuida a mis hermanos ellos te necesitan como yo necesito que tú estés bien, ya no me llores recuerda que siempre que viva en tu corazón viviré eternamente, te amo madre. 





Atentamente Gabriela Payán”.


Entradas populares